Sepa qué era “La Voz del Coloradismo” y lea algunos de sus editoriales

Imagen ilustrativa
Escuche la cortina que daba inicio a la cadena nacional de emisoras para difundir “La Voz del Coloradismo”

“El Paraguay está gobernado por una mafia. Los que gobiernan realmente al país son los grupos minoritarios de privilegiados que tienen todo y que se forman en gavillas y mafias de contrabandistas y traficantes, en grupos de poder para explotar la situación y hacerse más ricos de lo que son”. La cita no es actual. No se sorprenda. Son declaraciones que, en 1986, hizo monseñor Mario Melanio Medina, a la KRO, Televisión Holandesa.  

Estas afirmaciones, del entonces obispo de Benjamín Aceval, molestaron tanto a la dictadura, que “La Voz del Coloradismo”, le dedicó unos 20 editoriales en su audición diaria. A monseñor Medina, lo trataban de “obispo rojo”, “el obispo de las tres emes” y otros apelativos.

Estos editoriales fueron reunidos en una publicación con el título de “PARA QUE USTED LO JUZGUE”, de donde extrajimos algunos, cuyos links podrá encontrar al final de este material. Pero ¿qué era La Voz del Coloradismo?

Las nuevas generaciones no la conocen y muchos ya ni la recuerdan. Para hablar del tema acudimos a tres periodistas, quienes en su momento también estuvieron en el foco de aquel programa. 

“La fruta podrida”, “el teatralero fracasado”, “el ex policía” eran algunos de los apelativos que “La Voz del Coloradismo” le endilgaba a Alcibiades González Delvalle. Le preguntamos al periodista: ¿Qué era aquel programa? 

Propaganda de la dictadura

“Nace como una continuidad de otros programas similares “Tribuna de Combate” era uno de ellos, que se transmitía desde el mismo Ministerio del Interior, en la época de Edgar L. Insfrán y después eso se acabó y salió la “Voz del Coloradismo”, porque en toda la época de Stroessner, no había un solo instante en que la dictadura se quedara sin vocero, que estuviese continuamente criticando y difamando a la oposición. Pareciera como que Stroessner necesitaba de ese tipo de prensa. Y La Voz del Coloradismo vino a llenar esa necesidad que tenía Stroessner”, afirma. 

La apología de la dictadura y el culto a la personalidad que pregonaba a diario aquel programa, no era una labor de improvisados. “Stroessner se rodeó de gente muy capaces intelectualmente para esta labor, porque no habrá sido una tarea fácil tratar de penetrar en todas las capas sociales del país, para lo cual tenía que tener un lenguaje entendible por todas estas capas sociales, desde el analfabeto hasta los intelectuales. Eran verdaderos maestros de la comunicación”, según Alcibiades. 

Inspirada en la escuela del nacismo

La propaganda stronista tenía sus inspiración en las técnicas en la escuela del nacismo, según González Delvalle y sus ejecutores, eran estudiosos de la escuela de la propaganda.  

Según el periodista, el stronismo usaba dos sistemas de convencimiento “el garrote y la palabra” y “La Voz del Coloradismo”, cumplía con lo segundo y con mucho éxito. “La cantidad de colorados y no colorados que se fanatizaron es increíble, con todas las cosas que ya se sabía de Stroessner, en ese entonces, tenía ardorosos defensores! Hasta ahora!”, enfatizó. 

Todas las noches, exactamente a las 20:00, con la polca Colorado como cortina, comenzaba la difusión por cadena nacional de “La Voz del Coloradismo”. “Por un Paraguay grande próspero y feliz. Por la vigencia permanente de la paz, la democracia, la justicia social y la liberad del glorioso pueblo paraguayo”, comenzaban proclamando en tono ceremonioso los locutores que tenían a su cargo la audición.

Los opositores y dirigentes campesinos escuchaban la programación, porque “leyendo entre líneas” podría saberse hacia dónde iba a encaminarse la próxima represión.  

LEA TAMBIEN: «El stronismo sigue tan presente en la sociedad paraguaya»

Ser blanco del ataque de La Voz del Coloradismo, era una advertencia e infundía temor. A pesar de ello, para algunos de los afectados, esto ya venía a ser “como parte del folclore”, como señala Ilde Silvero, a quien le ponían el apelativo de “la señorita Ilde”.

“Por un lado ya había una especie de acostumbramiento a esa clase de ataques personales en la época stronista. Te atacaban señalándote como castro-comunistra, castro-troskista, que eras más o menos guerrillero, y la otra línea era poner en duda tu condición sexual. En mi caso aprovechaban mi nombre en más de una ocasión que yo era la mujercita del diario. Entonces, era una constante en muchos escritos del diario Patria y los editoriales de La Voz del Coloradismo.  Al principio nos daba una especie de rabia y despertaba un sentimiento de mucha contrariedad, pero con el correr de los años ya era una especie de folclore y uno se adapta hasta a ese tipo de cosas”, recuerda.  

“Los comunistas comen niños”

Según Silvero, fue tanta la penetración que logró “La Voz del Coloradismo”, que la gente realmente llegaba a creer que los comunistas comían niños y que mataban criaturas. “Yo creo que eso explica en parte que hasta incluso en nuestros días, todavía hay una clase popular que cree que en la época de Stroessner se vivía bien y que era un buen gobernante. Yo creo que caló hondo. En las nuevas generaciones por supuesto que no, porque ellos no escucharon esa campaña nociva y persistente”, asegura. 

“El barbudo Edwin”, era la referencia que le daba La Voz del Coloradismo, al periodista Edwin Brítez, también acusado de comunista y al servicio del comunismo internacional por aquella audición.

Según Brítez “se emitía en nombre del Partido Colorado, pero en realidad era un instrumento de propaganda de la dictadura. Utilizaban la propaganda en el sentido de hacer una apología del dictador y de mantener amenazada la sociedad. Atemorizada, haciendo que la propaganda sea un resorte de temor para los episodios represivos que se venían sucediendo, dentro de la lógica del principio amigo-enemigo de la guerra fría, comunista y no comunista”. 

Era una advertencia para los opositores

Estar en el foco de “La Voz del Coloradismo” tenía dos efectos según Brítez, el primero, era un aviso de que algo se estaba gestando contra alguien y que algo va a suceder contra ese alguien.

“Entonces, estaban preparando el terreno para lo que se venía y generalmente consistía en involucrarse en cuestiones de ficción política, que era básicamente acusarte de comunista o ser idiota útil del comunismo, como solía decir la Voz del Coloradismo, Alejandro Cáceres Almada y compañía. Entonces estabas avisado. Alguna cosa opëta nderehé hina. Y lo otro es, digamos que entrar en la agenda de ellos y todo el mundo se entera de que no eras amigo del régimen, que eras la contracara del oficialismo entonces, un opositor”. 

“Nosotros en ese papel, por ejemplo, nos sentíamos cómodos, porque nadie quería ser, ni aparentar, como miembro y partidario de ellos. Por ese lado, estaba bien cuando te atacaba La Voz del Coloradismo. Pero cuando se personaliza, cuando te involucra en algo concreto entonces ivai la porte, quiere decir algo se viene”, afirma Brítez. 

A CONTINUACIÓN ALGUNOS DE LOS EDITORIALES DE “LA VOZ DEL COLORADISMO”:

AQUI EL EDITORIAL: EL OBISPO DE LAS TRES EMES

“Por imperio de circunstancias, ajenas a nuestra voluntad, una vez más debemos ocuparnos lamentablemente, del cura de la sotana roja, el monseñor de las tres emes, M de maldad, M de mentira y M de maledicencia, el que dice que no escucha “La Voz del Coloradismo” (EDITORIAL DEDICADO A MONS. MARIO MELANIO MEDINA).

AQUI EL EDITORIAL : UN ANTOJADIZO FEBRERISTA

Una entrevista al dirigente del Partido Revolucionario Febrerista Juan G. Granada, que publicó Pepa Kostianovsky, en el diario Hoy, motivó un editorial de la Voz del Coloradismo, con el título de: Un antojadizo Febrerista.

AQUI EL EDITORIAL: LA FRUTA PODRIDA ALCIBIADES

Ataque a Alcibiades González Delvalle por publicar información sobre la gran inundación de 1983.

Summary
Sepa qué era "La Voz del Coloradismo"
Article Name
Sepa qué era "La Voz del Coloradismo"
Description
La dictadura de Alfredo Stroessner tenía su elemento propagandístico, que se denominaba "La Voz del Coloradismo". Un programa que se emitía en cadena nacional que apuntaba a perseguir e insultar a los opositores al régimen.
Author
Publisher Name
Primer Pliego

Facebook Commentarios

Leer Anterior

“El stronismo sigue tan presente en la sociedad paraguaya”

Leer Siguiente

Anuncian cooperación de Brasil para el combate al PCC

A %d blogueros les gusta esto: