LA FRUTA PODRIDA ALCIBIADES

Asistencia a damnificados

(Difundido el 24 de mayo de 1983)

No podía ser de otra manera. La fruta podrida, tarde o temprano o temprano tenía que expulsar sus gusanos  Y así, en el nefasto y sórdido diariote, el desertor Alcibiades, el expolicía Acibiades, el MAXISTA ALCIBIADES, volvió a destilar su bilis de conocido y convencido periodista amargado, frustrado y negativo.

Y conste que, llamándolo el teatralero fracasado, solo por lo que aparenta y no por lo que es, le estamos haciendo un favor.

Tiene la mente vendida al diablo, el espíritu hipotecado a los comunistas y la pluma al servicio de la camarilla andropoviana. (N de la R: derivado de Yuri Andrópov, líder comunista soviético)

Trata, miserablemente, de lucrar con la sensibilidad del pueblo

Intenta hacer política hacia el comunismo explotando el momento difícil que experimentan grupos de familias, cuyas casas fueron alcanzadas por las aguas y dentro de ese maléfico, inconcebible y despreciable plan, CRITICAR, ATACAR y TERGIVERSAR, al Gobierno Colorado del Presidente Stroessner.

No es la primera vez que Alcibíades utiliza sutilmente situaciones emotivas para pescar en río revuelto y justificar, el maldito dinero que recibe de los comunistas. Y porque no es la primera vez, el pueblo ya sabe cómo responder y como calificar, a este desfachatado marxista, que por ser marxista, es antipatriótico y antiparaguayo.

Pagado por los comunistas para inflar el globo de la realidad, Alcibíades pretende que el periodismo sensato, prudente y nacionalista magnifique, alarme y desate el pánico ante el problema natural, contrario a la voluntad del hombre; la creciente del Río Paraguay.

Acusa al Gobierno de encubrir la realidad, cuando el Gobierno jamás tapó nada. Muy por el contrario, desde el primer instante, desde el primer momento, el propio Presidente Stroessner, protagonizó un oportuno y sabio programa de asistencia social y sanitaria, alimenticia y logística.

PERO CLARO, Alcibiades no escucha lo que no le conviene oir.

Ni lee lo que no le conviene leer.

Como no hay más sordo que el que no quiere escuchar, ni más ciego que el que no quiere ver, Alcibiades no atiende las informaciones oficiales, ni recepciona las noticias de la prensa sensata.

El está en otra cosa. Está con los alaridos, aullidos y lamentos de la prensa mercantilista, sostenida y expandida por el empresario periodista, no periodista – empresario, comprador de rascacielos brasileños.

Al frente, a veces en el medio y muchas veces en posición de punta de lanza, Alcibíades el marxista, amasa dominicalmente el pan de los idiotas útiles del comunismo, entre cuyas filas, es titular indiscutido e indiscutible.

Pero Alcibíades no respeta nada. Ni siquiera el problema que sufren algunos compatriotas, tocados negativamente por la creciente.

Para el, este drama, estas situaciones conmovedoras, son óptimas en su nefasto objetivo de subversión y terrorismo.

Total, para eso le pagan…

Total, para eso cobran en rublos…

El pueblo puede tomar nota y toma nota de esta podredumbre periodística enquistada como cáncer maligno en ABC. De la caradurez de un emboscado bolchevique, explotador de desgracias y enemigo de su propia patria.

Por algo, ya desertó del Ejército y no cumplió el Servicio Militar.

Por algo, ya picó piedras en Emboscada…

Por algo, enfrió sus huesos en la celda de Tacumbú.

Pero el pueblo está advertido y preparado contra estos estólidos marxistas, Coletas del cometa de Nicaragua.

Títeres del dictador del Caribe. Marionetas del politburó ruso. Mercenarios de la pluma. Sobornados’ del periodismo. El pueblo ya los conoce y los tiene marcado y la sentencia y la condena del pueblo, es sagrada, porque la voz del pueblo es la voz de Dios.

No habrán de ser putrefactos periodistas los que habrán de rebelar el espíritu y el ánimo del pueblo contra el Gobierno.

No habrán de ser amargados y negativos marxistas, los que habrán de minar la confianza del pueblo hacia su Líder.

Los entreguistas y comunistas como Alcibíades, ya están catalogados por la nación y el 95 por ciento del electorado paraguayo, ya sabe cómo reaccionar contra estos idiotas, al servicio de una causa aún mucho más idiota.

Los totalitarios y subversivos nada tienen que hacer en nuestra patria.

Los ideólogos y abogados de la opresión y la violencia no tienen cabida en nuestra tierra.

Ya lo dijo el Líder y vale la pena repetirle a los encapuchados del comunismo, en especial, al marxista ALCIBIADES, al ex- policía Alcibíades, al comunista Alcibíades, este pensamiento del Presidente Stroessner:

“EL COMUNISMO NO PODRA PROPAGARSE ENTRE NOSOTROS. NO SE ABRIRAN PASO EN NUESTRA TIERRA LOS PERVERSOS DESIGNIOS DEL CRIMEN, LA VIOLENCIA Y EL EXTREMISMO. ESTA ES LA VOLUNTAD DEL PUEBLO Y TAL VOLUNTAD SERA RESPETADA”

Facebook Commentarios

Leer Anterior

CAMPAÑA ELECTORAL DEL PARTIDO COLORADO

Leer Siguiente

La Voz del Coloradismo: Insultos, descalificaciones, amenazas y la adulonería en grado superlativo a la figura del dictador

A %d blogueros les gusta esto: