Iglesia Católica mantiene silencio sobre despojo al templo de Yaguarón

Fotomontaje publicado por la Revista Dominical de ABC Color, que muestra la concepción completa de los altares de Yaguarón.

En mayo de 1854, Don Carlos Antonio López, mediante una “suprema providencia” dirigida al Jefe de urbanos de Yaguarón, solicitaba el envío de unos retablos colaterales de la Iglesia de dicha localidad, que según Don Carlos, estaban “por demás” y que “pueden servir para otro destino”.

Por supuesto, en aquel entonces nadie podía objetar semejante pedido, más aún cuando el dictador estaba construyendo una Iglesia para su futuro mausoleo, en cercanía de su casaquinta. Es así que octubre de ese mismo año, el jefe de Urbanos, informaba a Don Carlos que había cumplido con su pedido remitiendo en 14 carretas los altares laterales desarmados, cercenando así la emblemática Iglesia de Yaguarón.

Desde hace 50 años, los yaguaroninos reclaman la devolución de dichos altares, en diversas oportunidades, pero sin resultados. En la actualidad una nueva iniciativa de pobladores busca concretar el retorno.

Carlos Antonio López escribe al jefe de Urbanos de Yaguarón

“Se me ha dicho que hay en esa iglesia unos retablos colaterales, que allí están por demás y para ver si pueden servir para otro destino, tome Usted las medidas de alto y ancho de cada una y el número de nichos o acomodar los santos que tengan, debiendo también expresar ….. la base de pintura para determinar con estos conocimientos el envío de un práctico para desarmarlos y acomodarlos bien de manera que no lleguen a estropearse en carretas. También calculará en cuantas carretas le puedan traer, cuyas explicaciones asentará Usted a continuación de esta nota y me dirigirá”, reza la suprema providencia de Carlos Antonio López dirigida al jefe de Urbanos de Yaguarón, y que tiene la fecha de “Asunción mayo 26 de 1854”

Suprema Providencia de Carlos Antonio López, ordenando que se desmonten y envíen los altares laterales de la Iglesia de Yaguarón, que según él «estaban por demás». Está fechado Mayo 26 de 1854. (Biblioteca Nacional)

Tres días después el 29 de mayo, el jefe de urbanos Estevan Obiedo, responde de la siguiente manera: “Excelentisimo Señor:

En virtud de la antecedente Suprema Providencia de V. E.             con el debido respeto, tengo el honor de poner al conocimiento de V. E. el haber tomado las medidas de los dos retablos colaterales principales y mejores que contiene esta iglesia vareado de alto …. contienen dicho retablos una misma cuenta y justamente son 10 varas y dos pulgadas y siete varas …. de ancho, siendo uno y otro de un mismo diseño y contienen cada uno no …. …. a un nicho grande. Al primero acomoda  la reverente imagen del Señor Crucificado y al segundo la imagen de la Pura y Limpia Concepción sobre ….. misma mesa son colocados dos marcos de madera …. y en lo alto de cada uno dos imagenes de ángeles …. en sus manos cuatro …. de plata sobre dicha mesa un sagrario ordinario y la correspondiente …. cuadrada , la que no contiene la otra mesa. Dichos altares y retablos cubiertos desde alto abajo de dorados flamantes y con muy poca pinturas azules y coloradas, en buen estado, los cuales a mi reparo se puede conducir con la carga de diez y seis carretas no mayormente por el peso de los materiales sino por la comodidad y el celo que demanda esta conducción en el caso que Vuestra Excelencia, se sirviese mandar deshacer dichos retablos. Es de todo lo que doy cuenta a V. E. Dios guie la importante vida de V. E.  muchos años. Mayo 29 de 1854, Excelentisimo señor. Juan Estevan Obiedo”.

Desarme de los retablos se hizo con «mucho acierto y felicidad»

En la nota siguiente dirigida a Don Carlos por Juan Estevan Obiedo ya informa sobre el envío de los retablos en los siguientes términos: “Excelentisimo señor.  En cumplimiento del antecedente supremo Decreto de V.E.  Que lo recibí con el más debido respeto he franqueado los auxilios del vecindario al maestro carpintero Manuel Antonio Baez, que vino ……. para el desarme y acomodo de los altares referidos en el citado supremo decreto y se ha conseguido esta operación con mucho acierto y felicidad.

Despacho a cargo del sargento de urbanos Don Pedro Pablo Fretes y el relato maestro, catorce carretas con cargamento de las piezas de los altares desarmados, inclusive una ára que se encontraba en uno de ellos colocados, todo ello, a entregarse a disposición de V.E. Y con el fin de abreviar la referida conducción, me dirijí al ciudadano Jefe de Urbanos de Itá, a que me proporcionara seis carretas y me las ha franquedado a tiempo muy oportuno: como del mismo modo los señores jefes del tránsito a quienes he pedido auxilio de bueyes y guiadores para en casos ofrecido para no demorar la tropa, aún con haber proporcionado esta jefatura todo lo que habrá de menester para dicha conducción. Quedan en esta Iglesia las imágenes que se hallaban colocadas en dichos altares. Es todo lo que tengo el honor de elevar al Supremo conocimiento de V.E. Dios guie la importante vida de V.E. muchos años. Yaguarón octubre 27 1854. Juan Estevan Obiedo”.

Respuesta del Jefe de Urbanos de Yaguaron a Don Carlos Antonio López, sobre las medidas y el posible envio
de los altares laterales de la iglesai

Reclamos de los yaguaroninos

En agosto del año 2016, el intendente de Yaguarón doctor Luis Rodríguez, remitió una larga misiva al ministro de Obras Públicas y Comunicaciones de entonces Ramón Giménez Gaona peticionando la restitución de los dos retablos laterales que forman parte de la estructura artística del majestuoso templo de San Buenaventura.

El 30 de noviembre del 2017 el intendente Rodríguez remitió otra nota. En esa ocasión acudió al nuncio apostólico Eliseo Ariotti, informando sobre el inicio de las gestiones tendientes a la recuperación de los altares laterales.

El 22 de mayo del 2018 Rodríguez volvió a remitir una nota al párroco de la Iglesia de Trinidad, presbítero César Llamosa, en la que ruega a la feligresía de Trinidad “estudiar y tratar para ceder los altares laterales”. A cambio la municipalidad se ofreció donar a la Iglesia de la Santísima Trinidad una réplica exacta de dichos altares.

Patrimonio de la humanidad

Según Rodríguez, la devolución de los referidos altares es de suma importancia porque la Iglesia de San Buenaventura de Yaguarón se encuentra en la lista de espera de la UNESCO para convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, todas las instituciones, incluida la Iglesia Católica mantienen un silencio sobre el reclamo de los yaguaroninos.

Una fuente de la Arquidiócesis, consultada por periodistas de “Primer Pliego” quien por prudencia solicitó el anonimato, señaló que corresponde devolución de los altares laterales pues evidentemente se trata de un despojo y que la Iglesia no puede ser cómplice de una arbitrariedad de ese tipo.

Mons. Celestino Ocampos, obispo de Carapeguá y Mons. Edmundo Valenzuela, obispo de la arquidiócesis de Asunción.

Argumentó que quienes tienen la responsabilidad de decidir en este tema son los obispos de ambas diócesis. Es decir, monseñor Edmundo Valenzuela, de la arquidiócesis y monseñor Celestino Ocampo de la diócesis de Carapeguá, bajo cuya jurisdicción se encuentran los templos afectados. “Esto se puede concretar simplemente mediante un acuerdo entre ambos obispos”,  señaló la fuente. En noviembre del 2019 un nuevo pedido de devolución de los yaguaroninos fue presentado a la arquidiócesis de Asunción. Sin embargo, nuestra fuente asegura que no existen registro de que se haya solicitado la devolución.

En el año 2012, el periodista Javier Yubi, publicó en la revista dominical de ABC Color un fotomontaje realizado a pedido del arquitecto Julio Decoud, presidente del Comité Paraguay de ICOMOS (consejo Internacional de Monumentos y Sitios). Mediante este recurso se pudo tener  una visión real de cómo se veía el conjunto escultórico en su estado original.

“Es de una belleza extraordinaria y hay toda una secuencia y una comunicación que se cortó con el retiro de los dos altares laterales. Se ve que las columnas salomónicas del centro son perfectas, como las que están en Roma y las de los costados van cambiando según la imaginería indígena y se vuelven una especie de troncos. O sea que esas columnas tan complejas se convierten prácticamente en tronco de árboles a los costados. Entonces, otorga una lectura en secuencia de la relación entre los evangelizadores y los habitantes primitivos de Yaguarón”, señalaba en dicha publicación Decoud.

Julio Decoud, declaraciones a la Revista Dominical de ABC Color, en el 2012.

Un verdadero acto de patriotismo

Según el experto sería un verdadero acto de patriotismo lograr que los altares laterales sean devueltos a Yaguarón. “Yo vería con buen agrado si esos altares se restituyeran en su lugar original. Creo que esa Iglesia de Yaguarón es uno de los conjuntos artísticos que deben ingresar a la lista de Patrimonio de la Humanidad, como las ruinas jesuíticas. Pero para eso tiene que estar reconstruida con sus altares laterales. Supongo que no sería una cuestión fácil, porque el hecho de estar tanto tiempo en una  Iglesia, posiblemente haya creado un sentido de pertenencia en la gente, pero si fuéramos realmente patriotas, tendríamos que hacer renunciamientos frente a un bien común, que es la Iglesia de Yaguaron orgullo de todo el Paraguay”, ratificaba Decoud en la publicación de referencia.

Una cortina cubre uno de los altares laterales en la Iglesia de la Santisima Trinidad de Asunción. Supuestamente se encuentra en refacción, desde habe un buen tiempo.

Restauración en la Iglesia de Trinidad

Actualmente uno de los altares se encuentra en proceso de restauración. A simple vista se puede notar que ambos elementos se constituyen en una suerte de incrustación dentro de la concepción arquitectónica de la Iglesia de Trinidad pues no concuerda con el estilo, porque dichos altares no fueron concebidos para dicha iglesia. Además se nota el abandono porque las pinturas están gastadas y con polvo acumulado por el tiempo.

Uno de los altares en la Iglesia de la Santisima Trinidad de Asunción, ubicado en uno de los costados del templo. No conjuga con el estilo arquitectonico y exhibe un estado de dejadez y abandono.
Luis Rodríguez, intendente de Yaguaron.

“En la Iglesia de Trinidad se observan claras inadaptaciones y desacoplamiento con la arquitectura de este tempo, ya que los retablos se hallan colocados en los muros laterales como un mueble de apoyo, que pueden o no existir, ubicados en un lugar sin protagonismo”.

Luis Rodríguez, intendente de Yaguaron, en su nota al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

Una situación similar se había registrado en Ypané cuando en tiempo de la dictadura, un militar se presentó y se llevó en un camión de carga los retablos del templo. Después de muchos años, la pieza fue recuperada del Brasil, y quedó por un tiempo en un museo de Asunción, hasta que finalmente, y gracias a la presión de los pobladores y la Iglesia local, el retablo retornó al templo parroquial.

Historia de los retablos de Yaguarón

Ahora queda esperar que los obispos de Carapeguá y la arquidiócesis demuestren un poco de madurez y patriotismo para reparar el rastro de la prepotencia de un gobernante y devolver al templo de Yaguarón todo su esplendo, tal como fue concebido en su origen.

El conjunto de la imaginería sacra de Yaguarón fue hecho por el escultor portugués Jose de Souza Cavadas en la segunda mitad del siglo XVIII. La población se estableció como Misión Franciscana en 1586, bajo la tutela de los frailes Luis de Bolaños y Alonso de San Buenaventura. En 1755 se inició la construcción del tempo y finalizó en 1772.

Facebook Commentarios

Leer Anterior

Gastronomía y espacios para la diversión en Ciudad del Este

Leer Siguiente

«El stronismo sigue tan presente en la sociedad paraguaya»

A %d blogueros les gusta esto: